Suelos de bambú, todo lo que debes conocer

Como material para pisos, el bambú tiene muchos de los mismos beneficios y desventajas de los pisos de madera dura, los suelos de bambú, al igual que los pisos de madera, es un material natural atractivo que generalmente agrega valor inmobiliario a una casa.

Pero al igual que la madera, el bambú se puede rayar, y es propenso a agrietarse en condiciones en las que los niveles de humedad varían dramáticamente.

Tipos de pisos de bambú y fabricación

Hay varios tipos diferentes de suelos de bambú, cada uno con su propio proceso de fabricación que te contaremos a continuación.

El bambú trenzado

Se hace triturando los tallos de bambú en pequeñas hebras, que se comprimen en láminas usando calor y aglutinantes de resina, y luego se cortan en tablones para usarlos como materiales de construcción. Esta forma de suelo está disponible tanto como tablas machihembradas que se clavan, como tablas que flotan sobre el subsuelo.

Esta es una forma de piso de bambú de primera calidad, disponible en muchos colores.

suelos de bambu

El piso de bambú horizontal

Se fabrica cortando los filamentos en finas tiras que luego se pegan para formar tablas. Este tipo de piso tiene un «grano», ya que las fibras de tallo largo son visibles en el piso. Este tipo de bambú no es tan duro o duradero como el bambú trenzado, pero puede tener un aspecto muy llamativo. También está disponible en tablas con clavos y en tablas flotantes.

Suelo de bambú de ingeniería

Se hace pegando una fina capa de bambú en un núcleo de madera contrachapada o MDF. Este suelo es comparable a la madera dura de ingeniería y se instala de la misma manera, normalmente con tablas de encaje que flotan sobre una base de espuma. Es la forma menos costosa (y menos duradera) de piso de bambú, y no puede ser reacabado.

A menos que esté teñido, la mayoría de los suelos de bambú tienen un color rubio o ámbar natural que se asemeja al arce o al abedul sin terminar, pero hay tonos más oscuros disponibles a través de un proceso llamado carbonización, que implica someter las tablas a altas temperaturas. Aunque el color puede ser muy atractivo, el bambú carbonizado es más suave que las formas no carbonizadas, y es más susceptible a los arañazos.

Mantenimiento y reparación de suelos de bambú

El bambú es relativamente fácil de mantener. Sólo hay que barrerlo o aspirarlo regularmente para eliminar los restos de pequeñas partículas. También puedes fregarlo ocasionalmente o limpiarlo con un limpiador para pisos de cera, no alcalino, de madera dura o de bambú.

En comparación con la madera dura, el bambú es ligeramente más resistente a los daños causados por el agua. Y el bambú es ligeramente más duro que muchas maderas duras, lo que le da una mayor resistencia a los arañazos y abolladuras. Pero no es un material a prueba de agua o a prueba de arañazos. Ten cuidado a la hora de proteger el suelo contra el agua estancada y los arañazos.

Debido a que es un material orgánico, el bambú puede ser afectado por el moho si hay agua presente. El suelo de bambú puede descolorarse si recibe demasiada luz solar directa, por lo que es mejor usar persianas o cortinas en las habitaciones que reciben luz solar directa.

Con el tiempo, los pisos de bambú pueden descolorarse, rayarse o estropearse. Afortunadamente, la superficie de este material puede ser reacabada por lo general lijándola y luego volviendo a aplicar las capas de sellado. Los pisos de bambú de ingeniería, sin embargo, generalmente no pueden ser reacabados.

La humedad afecta al bambú un poco más severamente que a los pisos de madera. Si el suelo se instala en un clima muy húmedo, la humedad del aire puede hacer que las tablas del suelo se hinchen y se doblen, mientras que en un ambiente seco, las tablas pueden encogerse. En condiciones de humedad extremadamente alta o extremadamente baja, el piso de bambú tiene más probabilidades de agrietarse que los pisos de madera dura.

Diseño para los suelos de bambú

El bambú es un material de moda para el suelo que puede elevar la elegancia de un espacio casi instantáneamente. Tiene una apariencia y una sensación similar a la de la madera dura y sin embargo sigue siendo distinto y diferente.

Al igual que el suelo de corcho, el bambú es un buen material para los consumidores a los que les gusta algo diferente, o que quieren hacer una declaración utilizando un recurso renovable. Estéticamente, el bambú puede funcionar con casi cualquier estilo de hogar, aunque es más adecuado para los entornos contemporáneos.

Comodidad y conveniencia con pisos de bambú

En la mayoría de los casos, los pisos de bambú funcionan de manera muy similar a la madera dura. En su mayor parte, estos suelos no son alergénicos, aunque algunas personas con sensibilidad química pueden reaccionar a las pequeñas cantidades de formaldehído que están presentes en las resinas.

Si esta es tu situación, hay algunos muy buenos productos para pisos de bambú que omiten estos químicos.

Relación con el medio ambiente de los suelos de bambú

Los consumidores conscientes del medio ambiente a menudo se sienten atraídos por el bambú como un recurso totalmente renovable. A diferencia de la industria maderera de madera dura, en la que los árboles pueden tardar décadas en madurar, los tallos de bambú crecen tan rápido que hay poca responsabilidad ambiental en las prácticas de recolección. Además, los tallos de bambú que se cortan simplemente siguen creciendo y se reponen para poder ser cosechados nuevamente.

Proceso de fabricación de suelos de bambú

Pero el proceso de fabricación crea otras preocupaciones ambientales. Los tablones de bambú se fabrican cortando o triturando los tallos de las plantas de bambú y luego comprimiendo la pulpa con calor, presión y un adhesivo a base de resina idéntico al utilizado en muchos otros productos para suelos. Este adhesivo a menudo contiene urea-formaldehído que puede emitir gases al aire.

El nivel de adhesivo utilizado y la cantidad de toxinas emitidas variará, dependiendo de cómo se fabriquen las tablas de bambú. Los productos más baratos pueden contener más formaldehído, mientras que los más caros pueden utilizar materiales alternativos en las resinas. Pero si esto te preocupa, busca productos de bambú etiquetados como libres de formaldehído.

Agradecemos que hayas visitado esta entrada sobre los suelos de bambú. Esperamos que hayas disfrutado de la información que te hemos ofrecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *